jueves, 8 de noviembre de 2007

Llegó diciembre. No mentiras. ¿O si?

Quedó atrás el mes de las brujas con su noche de Halloween, los comas diabéticos de tanto tragar dulce, los disfraces, los cánticos (que por cierto han bajado de calidad: me quedó con el "triqui triqui" y sus amenazas vandálicas inocentes en lugar del incípido "quiero paz, quiero amor, quiero dulces por favor". A mi me piden dulces con el "triqui triqui" o no doy nada) y demás cosas que caracterizan esta época. Ahora empieza noviembre, aunque no parezca. Porque de unos años para acá han empezado a meterle a uno de la navidad segundos después de terminado el Halloween; de hecho, creo que próximamente, para ahorrar tiempo y gastos, van a empezar a poner las calabazas con gorro navideño de una vez, así matan dos pájaros de un tiro y no tienen que cambiar toda la decoración.

Así es, ahora la navidad empieza en noviembre. Yo siempre había identificado la navidad con diciembre y ya. Diciembre era el mes navideño, con sus pastorcillos del valle, los zagalillos, las anananitanana nanitaea, el tambor que hace ropopompon, los peces alcohólicos (beben y beben y vuelven a beber, los peces en el río...), el marrano que de las patas bien amarrado llevan todos a chamuscar, los aguinaldos, etc. En resumidas cuentas, llegó diciembre con su alegría, mes de parranda y animación. Pero ahora, en aras del comercio, que termina controlando hasta el calendario, uno le toca mamarse la navidad desde el primero de noviembre. Empiezan a vender todas las maricaditas varias para el pesebre, el árbol y hasta para decorar el bizcocho del sanitario. Nos empiezan a invadir los muñecos de nieve, los renos, los duendes y los papás Noel de mejillas rubicundas y problemas vasculares (con esa panza, seguro que los tiene), a pesar de la obvia situación de que vivimos en un país eminentemente tropical donde no cae nieve. Pero suponiendo que si, de todas formas es invasión de motivos navideños. Guirnalda por aquí, guirnalda por allá, lucesitas a diestra y siniestra, icopor, escarcha, bolas, cajitas... ahhhhhhhhhhhh!!! Muchas cosas. Eso un mes esta bien, se soporta, ¿pero dos? A mi se me hace que es como mucho.

La navidad es muy chévere y todo, no digo que no. Pero es que esa avalancha comercial navideña que se desata todos los noviembres es muy exagerada. Por todo lado es navidad y villancicos y chucuchucu navideño. Y que compre, que rebajado, que más barato en ningún lado, que dos por uno y le encimo un par de medias (que estarán rotas después de la primera vez que las use). Porque todo el mundo dice que la navidad es la familia y tal, pero lo cierto es que el bombardeo para comprar es muy berraco. Por eso es que le adelantan la navidad a uno, si no pa' qué más; para que alcance a comprar mas vainitas navideñas para llenar la casa hasta el techo. Y luego llega enero y a su mierda mis pastores que se acabó la navidad, y la guardada de todo eso que se compró se vuelve un problema, con una acomodada que le hace a uno agradecer por haber jugado mucho tetris en la vida. Debajo de la cama, encima de los armarios, en el patio, detrás de los muebles... mejor dicho, en todo lado queda algo guardado.

Pero lo mejor de todo es que para el siguiente año, la mitad o más de las cosas ya no sirven. Los kilómetros de instalaciones de luces están fundidas, los adornos se rompieron, no aparece el niño Jesús, a Melchor lo decapitaron en la bolsa los romanos, los moños están aplastados, los renos se volaron, José abandonó a María y al árbol le faltan ramas. Entonces, pues a comprar todo otra vez. No me crea pendejo. A meterse de nuevo a esos almacenes que están de gente hasta la gorra buscando todo para la navidad. Y todo eso otra vez por dos meses, ay Dios... Pero nada, igual eso va a seguir así, y como ya dije incluso lo adelanten más. Y si uno dice algo, es que es un miserable antinavideño sin corazón. Mas no se puede negar que le quieren meter la navidad a uno por los ojos a toda hora en estas épocas. Que mamones, mugrosos almacenes.

Y no siendo más pues...



¡FELIZ NAVIDAD DESDE YA!



12 comentarios:

alf. dijo...

Ivan:
Es cierto lo que planteas.
Y todo se debe a la sociedad de consumo, que nos tiene mamados pero pocos nos atrevemos a decirlo, o a no aceptarlo, pasando por ganarse el remoquete de amargados o antinavideños.
El comercio es quien nos quiere controlar y programar las agendas.
Particularmente mucho me gusta navidad y año nuevo, pero en diciembre y después del 8.
Y eso que en la costa atlántica comienza desde septiembre.
En mi casa ya hace años no coloco arbolito ni pesebre ni tanta pendejada navideña y más felices no podemos estar.

FRANCO dijo...

...nooooooo tardes taaaanto, no tardes tanto Jesús ven, ven. Ven, Ven.

Tempe dijo...

Lleeegó diiiiciiiieembre cooon su veentoleeera!!! perdón Noviembre....
es que es el colmo carajo!!
ya quisiera ver las calabazas con gorritos jajajaja...

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

En Medellín ya están instalados los alumbrados y hubo un viernes de principios de este mes donde los dejaron prendidos como ensallo. Empezó la navidad desde agosto en algunos almacenes ¡Cómo cambian las épocas!
Lo que lamento es que los primeros que ponen los alumbrados y los arreglos en residencias, ni siquiera dejan que lleguen los reyes magos el 6 porque para esa fecha ya están cansados con todo esto y los han quitado.

Buena nota sobre navidad y desde ya... FELIZ NAVIDAD PARA TÍ TAMBIÉN!

GABO dijo...

Y qué decir de la prima de fin de año. Uno espera ansiosamente esa prima pero luego se da cuenta de que es plata que no existe, no más se la dieron para que comprara y, de algún modo, esa platica vuelva a la empresa...

Y por lo de las ramas del árbol, bueno... eso es como los carros chinos que cuando uno los compra le dicen: "Sí es barato pero ojo que no le dura más de dos años, porque es desechable", pero, eso sí, nadie se acuerda de la advertencia. Más bien, cuando yo era niño solíamos ir con mi papá a buscar alguna rama grande caída de algún árbol y la adornábamos, así no gastábamos nada, no nos arrepentíamos de comprar y hasta quedaba más bonito.

Y Feliz Navidad, hombre

juanmosquera dijo...

...de año nuevo y navidad, caracol por sus oyentes formula votos fervientes de paz y prosperidad... si, dicisiempre empieza a eso de las 11 y media de octubre 31

yoymimismo dijo...

Estoy seguro que Jesús no querría que le celebrarámos su cumpleaños en medio de ese derroche de consumismo...

paz,

Isaac

Carlos dijo...

Ivan desde que llegamos de vacaciones de julio ya estamos esperando diciembre y desde finales de octubre estamos que pujamos para que nasca el niño... por que ese pelado trae consigo buñuelo , natilla y un poquito de nostalgia.

la navidad tiene algo muy bueno y es que la mayoria de familias se reunen dejando tanto problerma atras

y feliz navidad que sea larga y que demore al negro Melchor que avisa que viene un año mas de trabajo

Korsario dijo...

Para nada es alentador ver como se van a poner las cosas este fin de año... ya que los gastos van a salir de mi bolsillo, (primera navidad "sponsored by Korsario").

lo chévere del asunto es que el arbolito lo compre en rebaja en las cacharrerias de la 53 (en Bogotá) en agosto, mi esposa se salió de los chiros, pero creo que el mes que viene me lo agradecerá.

y sí.. weweche de merri crismas

Daniel Forero dijo...

Es cierto, nos inundan de diciembre, no sería ta malo si en nuestra universidad el semestre se acabara en noviembre :S

Pala Labra dijo...

Jejeje... me recordaste al pesebre de mi casa. Ya José está decapitado y Maria se perdió. Tocó comprar uno nuevo...

Yo veo el arbolito y los hombres de nieve bailando y me parece muy gracioso, porque en realidad eso no tiene nada que ver con la Navidad como tal. Hasta donde yo se, cuando Jesús nació ni siquiera estaba nevando... pero a la misma vez me parece chevere ver cómo la historia va transformando el sentido de las cosas. El problema es cuando se nos va olvidando qué es en realidad la Navidad, con tanto materialismo.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.