lunes, 17 de diciembre de 2007

Lo que vemos en el cine (diatriba odiosa de multiplex en Hp mayor)

A mi me gusta ir mucho a cine. No voy tan seguido como quisiera porque es un poco costoso (y eso que me voy a pie), así que toca ir sólo cuando hay películas que se deban ver en cine, ya sea por los efectos, la fotografía, la historia o el sonido. La última que fui a ver fue El amor en los tiempos del cólera (a mi si me gustó), y la fui a ver porque el libro es uno de mis favoritos. Me falta ir a ver Beowulf porque esa animación se tiene que ver muy impresionante en cine. Pero, para entrar en el tema que me ocupa en esta entrada, que no es ser crítico de cine, porque realmente no me endilgo la mejor sensibilidad para el mismo, y tanto veo cine del suroeste asiático como a Bruce Willis asesinado gente a diestra y siniestra. El tema que me ocupa es lo horrible que es ir a cine por culpa de la gente que no tiene la más mínima idea de como comportarse en la jodida sala.

Pues si, cada vez que voy a cine salgo lleno de odio jarocho con el género humano. Yo no entiendo porque le es tan difícil a la gente entrar, sentarse y quedarse callados viendo la película. He llegado a creer que la gente tiene serios problemas de comprensión y seguimiento de instrucciones, porque no creo que la instrucción "por favor apaguen sus celulares" sea tan difícil de comprender. No obstante, no apagan el mugre celular y fijo les suena en la mitad de la película, ¡y lo peor es que se ponen a hablar! No creo que desconectarse del mundo por dos horas sea tan grave. Todavía le creo a un alto ejecutivo que realmente necesite estar disponible a toda hora. Pero no creo que sea el caso porque dudo seriamente que uno de los mentados ejecutivos vaya a la sala de cine de multiplex Calle 80 a la que yo voy. Entonces ¡apaguen el celular!

La otra cosa es la comida. Yo no sé quien le dijo a la gente que la sala de cine es un comedor. Entran con un balde absurdo de maíz y una gaseosa para un equipo de fútbol entero, y no hacen más ruido comiendo porque no pueden. Mastican el maíz horrendamente y parece que le quisieran quitar el fondo al vaso chupando por el pitillo. Hombre, ¡ya se le acabó la gaseosa, no chupe más, se le van a saltar los ojos! De verdad que me puede fastidiar esa vaina. Y eso que el maíz y la gaseosa son de lo más normalito, porque ahora le venden a uno pizza, perros calientes, nachos, sanduches... mejor dicho, de todo. La próxima voy a ver a alguien con medio pollo o con fritanga viendo la película. Yo pregunto, ¿será muy difícil ver la película y después salir a comer algo? No creo. Pero es que eso de que coman mani-moto* atrás de uno mientras trata de entender el parlamento más difícil de la historia del cine ( el de Matrix reloaded, cuando habla el Arquitecto) pues es como jodido. Hombre, eso no es comedor, porque los gringos traguen como bestias en cine no quiere decir que esté bien. Ramplones.

Y ahora la más horrible de todas las costumbres colombianas en el cine. Como si no estuviera bastante mal hablar durante la película, la gente habla para decir estupideces. Ejemplos: toda la estrategia publicitaria de Satanás giro en torno al hecho de que la historia estaba basada en hechos reales, la masacre de Pozzetto. Aún así, cuando fui a verla, tres viejas (del género femenino, no que fueran viejas de edad, porque de hecho eran adolescentes) que se hicieron en la fila de atrás de la que yo estaba, no sólo dijeron estupideces durante toda la película y se reían en escenas bastante dramáticas que de chistosas no tenían nada, sino que al final, cuando sale el letrerito que habla de la masacre, le escucho a una de las viejas: "ay verdad, yo no sabía". Por Dios. Lo mismo cuando fui a ver La comunidad del anillo. Aunque todo el mundo sabía que eran tres películas, al final de ésta, que es la primera, no sólo la gente se puso a chiflar porque no había final como tal, demostrando así su profunda ignorancia, sino que en la escena final, cuando Frodo y Sam suben una montaña, un tipo dijo: "¡ya, bótelo, bótelo, bote el anillo!". Yo no sé que película estaría viendo el señor, pero estaba como desubicado. Y la muestra máxima de todas las estupideces que he escuchado en un cine, la escuché cuando fui a ver Troya. No es necesario ser la más culta de las personas para conocer la historia del caballo de Troya, eso es cultura general, todo el mundo conoce el cuento. Pero como siempre hay cosas que le demuestran a uno que la humanidad va de mal en peor, cuando en la película están en lo del caballo y que lo van a meter a la ciudad, escucho a un tipo decirles, con toda la ceremonia posible y creyendo estar haciendo una deducción digna de Sherlock Holmes, a las dos viejas (de nuevo adolescentes) con las que estaba: "les apuesto a que están ahí metidos". Dios santo. Sin palabras. Sólo sepan que tuve que hacer un esfuerzo sobrehumano para no soltar la carcajada ahí mismo.

Por eso es que prefiero ir a cine en funciones poco concurridas. Ojalá uno tuviera el dinero para comprar todas las boletas y poder entrar solito a cine. Si, yo sé que suena muy traqueto, pero sería lo mejor del mundo, así no tendría uno que soportar lo que ya les dije y muchas otras cosas más.

*Mani-moto: alimento colombiano empacado en bolsitas ruidosas, que es duro como el berraco y, por lo tanto, suena estridentemente al ser masticado.

13 comentarios:

Korsario dijo...

No estoy Solo!!.. a mi me sucedió exactamente lo mismo en Matrix Reloaded, todo a causa de los puercos nachos en conjunto de un humano rumiante.

Lo de troya fué para partirse de la risa, el solo imaginar el asunto alegra el día de cualquiera.

Lo recomendable por lo general es ir los lunes hábiles, entre quincenas, y en caso de poder huir del trabajo a las primeras funciones; ya he tenido la oportunidad de escoger cualquier silla (incluso las de "preferencial") y disfrutar de la sala para mi solito.

1 saludo

Iki dijo...

A mi lo que mas me molesta es que la gente vaya a hablar... porque entran a cine si van a hablar... y q me dices cuando hay ninos en la sala que preguntan todo... que pereza

Patton dijo...

jajja. Yo no entiendo la gente como es que es tan idiota de caer en la estrategia de los cines de hacerlo ir a uno a comer porquerías, y encima carísimas. No entiendo. Por ahí leí que reciben más por la comida que por las boletas.

No, no están solos. Yo también busco proyecciones poco concurridas y sufro por lo mismo. Le faltó el que le patea el asiento a uno. Y la novia medio tonta (o tonta y medio) del vecino que no entiende nada de lo que pasa y al pobre parejo le toca sacar la plastilina y decirle todo lo que está pasando.

O bueno, para eso se inventaron el DVD.

FRANCO dijo...

Lo mejor de ir a cine, sin duda, es ver los cortos de las películas que vienen. Lástima que ya no puedan disfrutarse porque meten más propaganda que en la televisión. Dentro de poco no será extraño que en plena película hagan "un pequeño corte de comerciales". Ni modo.

Camilo dijo...

Ivan que post tan putamente bueno, definitivamente tienes alma de escritor.
Todos hablan de cuando entra la comida, nachos, chitos, salchichas, cuanta porqueria encuentran. Pero que pasa cuando toda esa comida sale??

Una vez me tuve que mamar un PEO entre nachos, frijoles, buñuelos, coca cola, y sabe dios si ese man no tomo algo de tiner, fue impresionante el rango de accion, hubo un momento en que sentia que los ojos y la garganta me picaban, pues ni modo no me podia parar a correr, en fin, todos hemos pasado por chascos del septimo arte.

Prometo escribir algo pronto y sacar las telarañas de mi blog.

Un saludo parcero.

TATIANA TRUJILLO dijo...

jajajajajaja...si señor, el punto es el chorrito susurrante de palabras idiotas, de las adivinanzas del guión o el apaga y prende (debe ser por la época) del celular que si no vibra ilumina más que la propia pelicula...un abrazo y no pelie que estamos en navidad...

alf. dijo...

Ivan:
Yo pensaba que era el único que no toleraba la incultura, las idioteces, las pendejadas y el lenguaje ininteligible adolescente, pero veo que usted es de los nuestros; por esas razones desde hace muchos años dejé de ir a cine para no tener que soportar todas estas cosas juntas en 2 horas de esparcimiento.
Lo peor del celular es que muchos se vuelven adictos a ese aparato y si no les suena en medio de la película, escudriñan a ver porqué no les ha sonado y llaman a cualquier amigo para que los llame.
Definitivamente es mejor ver buen cine en casa.

alf. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
yoymimismo dijo...

Como siempre...tus excelentes crónicas me hacen reir bastante....

Que el niño Dios nazca todos los segundos, todos los minutos y todas las horas del 2008 en tu noble corazón

Paz

Isaac

Francisco dijo...

ja, ja, ja, sí estoy de acuerdo contigo Iván, yo voy mucho a cine, y no porque tenga un blog de cine, sino al revés, porque siempre me ha gustado el cine. Con mi novia vamos mínimo a una película cada fin de semana. Sí la mala educación de la gente en cine, es inadmisible, yo he tenido varios inconvenientes con gente en cine, pero ya me acostumbré a escuchar los celulares, los comentarios tontos, el que no se calla, el que ronca etc, he creado una disciplina mental para ir a cine y no escuchar a los que están al lado. Muy bueno el post, un saludo.

Lully dijo...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo Dejé un mensaje navideño para todos mis lectores. Es refrescante esta época que nos da energía cósmica.
Fue lindo haber compartido contigo en este año que pasa y te deseo un 2008 con lo mejor de lo mejor para ti. Que te abrace la felicidad.

En cuanto al post, muy divertido por lo real que lo haces y me hizo acordar de ciertos momentos. Ah!! Recuerdo unas crispetas que me costaron casi 15.000 pesos colombianos cuando estaba con mi sobrinita. sniff

Besitos navideños muy alegres y saludables para ti!

Sr. Bicho raro dijo...

De comentarios "sagaces" en cine no le gana al que una amiga hizo cuando fuimos a ver Brokeback Mountain, sabiendo de antemano que era de un romance gay dijo, "Ah carajo esos dos tipos son novios y se estan besando", o cuando vi el orfanato, una vez se acabo la pelicula, una niña que estaba detras mio le dijo al muchacho con quien estaba "ahhhh no entendi, el niño se murio o no??"

Anónimo dijo...

Para hacer entender mi punto de vista tendre que escribir un poco acerca de la sinopsis de la pelicula 300. Cuando fui a ver esa pelicula en algunas escenas tal vez yo fui el unico que me rei a carcajadas debido al personaje de la reina Gorjo esposa de Leonidas quien al principio de la pelicula, el film la muestra como una mujer valiente y enamorada. Despues ella hace un trato con otro personaje el cual el le pide a ella su cuerpo a cambio de que los jefes de gobierno apoyen a Leonidas en la guerra que el esta batallando, el trato entre ella y ese personaje se efectua. Ella creyendo que la cachoniada a su esposo al fin y al cabo lo iba a salvar, entonces ella se va a hablar con los jefes de gobierno creyendo que el presonaje que se la pispio (no recuerdo el nombre)la va a apoyar puesto que el tenia un cargo importante en el gobierno. En el transcurso de la pelicula en que ella empieza hablar con los jefes de gobierno y el final de la pelicula uno se da cuenta que la reina Gorjo era severa zorra y que deja la impresion de que le gusto estar con el otro man pero que sigue amando a su esposo. ¿amando? es muy chistoso el contraste de este personaje mostrado en las escenas.