sábado, 29 de marzo de 2008

Placeres culposos

Primero que todo, es justo celebrar que ya llevo un año escribiendo este blog. Un año ha pasado ya desde que nació este monstruo y todavía tiene la fuerza del primer día; ojalá le dure muchos años más. Lo que quiere decir que la fuerza me tiene que durar es a mí, pero siempre es bacano hablar de los proyectos de uno como si fueran entes autodeterminados.

Ahora sí, la entrada:

Todos tenemos placeres, grandes y pequeños, que nos hacen la vida más agradable. Además, compartimos algunos de esos placeres con gente que tiene los mismos gustos de uno. Muchos de esos placeres son socialmente aceptados, otros aunque sea tolerados, y hay otros que le dan a la gente estatus de enfermo mental. Bueno, cada quien con lo suyo. Pero entre esos placeres que tenemos, hay algunos que, aunque nos gusten mucho, por alguna razón hay algo que nos dice que es el colmo que tales cosas nos gusten. A esos son los que llamo placeres culposos: esos placeres que son incongruentes, molestos, triviales, que incluso da pena confesar. Pues voy a mencionar algunos de esos placeres culposos que tengo y que estoy segurísimo que muchos comparten conmigo.

- Los realities de VH1: No sé por qué rayos me gustan esos programas. Viendo objetivamente tales producciones, es fácil ver lo estúpidas, mal hechas y ridículas que son, sin mencionar que de reales no tienen nada. Pero por alguna razón toda esa serie de pendejadas me proporcionan un entretenimiento increíble. Ver a la gente haciendo el ridículo y trapeando el piso con su propia dignidad me causa mucha gracia. El de Flavor Flav me hizo reír cantidades por ver a semejante baboso dándoselas de playboy. Y no nos olvidemos de la jauría de lobas que había en ese programa, eso era lo más chistoso de todo. Semejantes viejas tan horribles (bueno, no todas) peleando, escupiendo y diciendo barbaridades para conquistar al tipo este, que bien loco si está. Muy gracioso. Y después va y se les ocurre a estos genios reunir a las viejas y meterlas en una Escuelita de los encantos, por dios. Pero me lo ví todo. Ahhhhhhhh, que horrible. Pero es que es muy chistoso. Y así con Rock of love, Hogan knows best y demás. Basura muy alimenticia para mi entretenimiento intrascendente.

-Ultimate Fighter: Yo siempre he dicho que uno no debe usar la violencia física para arreglar todo en la vida. Soy esencialmente pacífico y muy pocas veces me he agarrado a golpes con otra persona. Pero cuando veo este programa se me sale la bestia que llevo adentro. Me encanta ver como esos tipos se rompen la madre en serio, no como en la lucha libre. Es que se dan muy duro; supongo que es la bebida para mi sed de sangre escondida. Igual es su decisión cogerse a golpes y volverse nada en el octágono, nadie los obliga, y tal vez por eso lo veo sin aprensiones. Por otro lado, prefiero hacer catarsis viendo eso (o en los videojuegos) y no empezar a romper gente a diestra y siniestra. Aunque me preocupa seriamente el hecho de que disfrute ver a la gente acabándose a puños, patadas y llaves, no puedo evitar el efecto hipnótico que las peleas tienen sobre mí: probablemente me concentro más viendo una pelea que en la universidad. Maldita sea. Pero ni modo, esto y el boxeo me entretienen mucho.

-Las comedias románticas: Este si que es culposo. Estas películas donde el amor es tan fácil, edulcorado y empalagante no deberían gustarme. No digo que pague para verlas en cine, porque tampoco, pero cuando las dan en televisión me las veo, y como las dan a toda hora y en todos los canales, pues me he visto como mil y algunas varias veces, como Legalmente rubia, que es re tonta pero me la he visto como cinco veces. Supongo que alguna partecita de mi cerebro se ajusta al ver los bonitos mensajes y moralejas de estas películas. Ha de ser la partecita que debería servirme para mejorar en matemáticas pero que se me atrofió. El caso es que disfruto estas películas livianas, porque no sólo me libera de estar almacenando información como loco, sino que de hecho suspendo mi intelecto por hora y media, lo que no está nada mal porque pensar duele y mucho. Es que eso de tener que leer para la universidad textos complejos y después mamarse una película sueca que la entiende el director no es cuestión segura para mi salud mental. Hay que darle espacio a la trivialidad, dejar descansar la cabecita.

-Las secciones de farándula de los noticieros: Pues es bastante obvio que es por ver a los monumentos de mujeres que salen ahí. También porque puedo burlarme por horas de todas las burradas que dicen las mentadas beldades que presentan estas secciones, burradas que son de categoría mundial (que a mi me diga Carolina Cruz dónde carajos queda san Pitesburgo. A lo mejor cerca a san Petesburgo). Definitivamente se ven mejor modelando y posando, pero no hablando y dando noticias. Bueno, "noticias".

-Scarred: Este programa es una chanda porque muestran lesiones de gente, generalmente pelados que practican deportes extremos. Muestran las heridas y tal. En realidad es bastante desagradable, pero cuando lo cojo en ese horrendo canal que es MTV me lo veo. Nuevamente el gusto por lo sangriento, creo que tengo problemas.

-Giovanny Ayala: Esa hijuemadre canción De rodillas te pido si que me puede gustar. Este tipo, y en general la música conocida como "popular" o de "despecho", representan mi lado oscuro musical. Todo el mundo dice que es una boleta, pero yo que hago, disfruto los temas, muchos me hacen reír, como el baboso del Jhonny Rivera que no canta ni un cumpleaños pero que es más famoso que el berraco. Rata de dos patas me hace reír cantidades, es la colección de adjetivos peyorativos más grande que he visto en una canción. Y el Charrito negro le llega a uno al corazón con Quererte fue un error. En resumidas cuentas la música esta no será la mejor pero me entretiene. Así es que se canta hijue...

Y bueno, supongo que hay más, pero ya no me acuerdo. Pero estos son bastante representativos. De verdad que son placeres culposos, pero ni modo, no hay nada que hacer, y al que no le gusten pues que hacemos. Además, como ya dije, todos tenemos estos placercillos que son una chafa completa. Tengo otros placeres, como la bebida, la comida grasosa y demás, que a la gente le parecen malos y deberían ser culposos, pero a mi no me lo parece, así que suerte.

Y ya, voy a ver que hay en televisión.

14 comentarios:

Mafe dijo...

No me digas que tu blog y el mío son CASI mellizos! Por allá cumplimos años hace 3 días!!!

Pues compadre, felicitaciones, que sigas así de simpaticón y que sigas escribiendo/despotricando de la humanidad por largo rato.

Salud!

lully, Ref. al desnudo dijo...

De los momentos de ocio también se sacan cosas positivas. Algo de enseñanza nos dejan. No soy amiga de los realitys, no obstante me he visto dos. Pensé que tus placeres culposos eran otros… mmm, me sonrío.
Señor Andrade, te felicito por tu cumple blog, que sigas adelante en este mundo de la blogosfera que nos dejan satisfacciones infinitas.

¡Un abrazo para ti y besitos alegres y saludables desde Medellín!

FRANCO dijo...

Pues hombre, Iván, la verdad no tienen por qué ser culposos. ¿Si me gustan, qué? Pues nada, no todo pueden ser libros profundos que se leen con cara de estreñimiento. De esos que usted menciona, yo tengo varios: "El rock del amor", de Bret Michaels, ha despertado de nuevo mi amor por Poison. No me lo pierdo. Ah, y el de Hogan es chistoso porque es más sobreactuado que las luchas de la WWF. Las comedias románticas también tienen lo suyo. Y en cuanto a la música popular más respetico: ¡Jhonny Rivera no es ningún baboso! Y menos Giovanny. ¡Ahí están -digo, estamos- sus seguidores para comprobarlo!

Alrevez dijo...

Ni hablar yo ahora ando siguiendo muy de cerca cuanta película serie B caiga en mis manos!

Esteban Dublín dijo...

¿Pensar duele? ¿Y Mucho?

Pala Labra dijo...

Yo también soy culpable de haber visto Flavor of love y Charm School. Es que sí, quién puede negar la fascinación que produce el que semejante mico se las tire de Don Juan... y ni hablar de las grillas.

En cuanto a las secciones de farándula, no las soporto. Esas sonrisas postizas, esa narración de menciones publicitarias tan metidas...es horrible. Pero bacano que admitas tus pecados, que todos tenemos.

Saludos!

Daniel Forero dijo...

Primero que todo muchas felicitaciones viejo ivancho por su primer año de blog-propietario, espero que le vaya muy bien con eso.

Segundo que todo, como no vi ningún comentario burlándose, pues me tocó sacrificarme y escribirlo a mi y aca vá:

jajajajajaja Jhonny Rivera??? Giovanny Ayayala???? jajaja (el ayayala fue a propósito), hay no puedo de la risa, que boleta, eso no es música, no, así no se canta H*** P*** jajajajaja.

Korsario dijo...

primero que todo.. pues congratulaciones por el año en escrito.

ya lo de los gustos, a estas alturas del partido el que no tenga alguna clase de gusto culposo es que debería ser tildado de "enfermo"

Anónimo dijo...

Primero : De corazon mil felicidades.....
Y te cuento... pense que eran otro tipo de placeres CULPOSOS... que aun cuando son Ciertamente exquisitos placeres no dejan de ser extremadamente culposos....
pero bueno, de todo hay en la Viña del Señor.... un abrazo.
Huyyyy hay unos que ni te cuento

yoymimismo dijo...

Eres un gran tipo!!!

Te bendigo y bendigo tu crecimiento en la luz,

Paz,

Isaac

Chambón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chambón dijo...

Nuestro placer culposo es la chambonada, nada mejor que hacer cosas que valgan poco o estén como medio mal hechas. Un saludo, y esperaremos su participación en El Chambón.

Princess EliBu dijo...

Los placeres culposos, si bien generan culpa, son necesarios. Yo creo que son parte de "ser normal". La vida sería muy aburrida sin ellos!

Anónimo dijo...

Las novelas románticas no son placeres culposo, al menos, para las chicas no lo son en absoluto. Por eso me llamó la atención. Eso si, te estupidizan bastante. Bsos!