lunes, 1 de septiembre de 2008

Todo pesa menos

Hoy en día todo pesa menos, o aspira a pesar menos. Al ir al supermercado hay una palabra que resalta desde el principio, que nunca falta en ninguno de los estantes que forman esos largos pasillos llenos de productos de aquí y de allá, algunos fuera del alcance del colombiano promedio (pero por razones de estatura, no sólo de precio). Esa anglo-palabrita que casi nadie pronuncia bien, pero que verla en el empaque le causa una tranquilidad enorme a más de uno, dándole carta blanca para atosigarse con cualquiera que sea el alimento que está adquiriendo. Y esa palabra es light.

Al parecer ya no hay producto al que no se le pueda volver light. Todo lo que se comía antes de forma normal en los hogares colombianos parece tener ahora su versión light. El queso, el chocolate, la gaseosa, las galletas, el pan, el arroz, el aceite, la sal, la leche, etc. Todo light, ligero, menos pesado. Y menos comida. La comida light a mi me parece poco apetitosa. Yo no sé cómo hace uno para tomarse esa leche que es descremada, deslactosada y en pocas palabras "deslechada", porque eso parece pura agua blanca, como la que sale cuando se lava el arroz.

Sin duda muchos de estos productos hacen justicia al apelativo de light, pues tienen menos azúcar, menos calorías, menos grasa, esos enemigos despiadados del estándar publicitario de belleza. Pero ya hay cosas que, con todo respeto, dudo seriamente que puedan ser light de alguna forma: tamales light, lechona light (no demoran con la longaniza light). Eso no se lo creyó ni el que la vende. Básicamente son "pajazos mentales" para que la gente se siga comiendo lo mismo pero pensando que no va a aumentar de medidas de trasero o que las arterias no se le van seguir tapando igual que antes.

Eso de la comida light ya se convirtió en una obsesión, y no precisamente por salud, sino por imagen. La gente cree que puede comer igual, pero desde que diga light, pues no hay problema y algún día se va a parecer a las modelos de revistas y noticieros. En lugar de comer de forma balanceada, cuidando lo que se come y tratando de balancear la dieta, se repleta el carrito con productos light y problema solucionado. No hay que hacer ejercicio, no hay que cuidar la dieta: sólo cositas light y el peso y los problemas cardiovasculares desaparecerán.

Pues les tengo malas noticias: no es así. Ja!

Todo esto sólo es reflejo de la pereza mental y física que nos azota, todos quieren un cuerpo perfecto pero sin esfuerzo. Todo trivial, todo frívolo. La salud no importa, es cómo se vea el cuerpo. Para que ejercicio si hay liposucción. Personalmente creo que no hay crimen alguno en no tener un cuerpo perfecto y que comer es muy delicioso como para ponerse a aguantar hambre. La cultura light nos tiene jodidos.

Porque eso de la cultura light llegó para quedarse no sólo en la comida. Todo es light, empezando por la inteligencia, el esfuerzo mental, el querer pensar un poco. La frivolidad aparece por todo lado, empezando por la televisión (pero también en periódicos, revistas y libros), la cual tiene que ver con crear imágenes casi imposibles de aspecto físico, lo que lleva a comer light. Todo es un circulo vicioso de frivolidad. Menos pensar, más ir a perder tiempo al centro comercial o al Parque de la 93. Lo primero (y tal vez lo único, porque gordos hay cada día más: para allá voy ) que está adelgazando son los cerebros, seguro que sí.

Mente sana en cuerpo sano, un viejo dicho que deberíamos tener más en cuenta. Hay que preocuparse por alimentar tanto el cuerpo como la mente. Pero las dos cosas necesitan buen alimento, no comida light en cantidades alarmantes. Y las dos cosas hay que ejercitarlas. Ni muy flacos pero muy brutos, ni muy inteligentes pero con el peso de un elefante tipo política colombiana. El justo medio es una buena filosofía de vida. Como cuando se está tomando cerveza y se pasa a aguardiente: no sólo se apoya a Bavaria sino también a la licorera de Antioquia. :D

14 comentarios:

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Es La insoportable levedad del ser, maestro.

Salú pue.

nightwriter dijo...

La cultura del consumo en general se encasilla en esa dichosa palabra, bienaventurados aquellos que comemos de todo sin prejuicios.
La obesidad no es mas que un mal del siglo XXI como la anorexia y el estrés, producto de sedentarios estilos de vida que siempre buscan el lado fácil de la belleza, mitificada generalmente por los medios de comunicación, pero la ausencia de la inteligencia parece ser un nuevo síntoma de nuestra decaída sociedad.

El equilibrio entre cuerpo y alma existe, hay que explorarlo!
Saludos!

Elvis Elgato dijo...

Cierto, por eso como lo que me gusta, eso incluye verduras frutas, carne, dulces en cantidades, harinas o toda suerte de mundanos placeres, bebo buena cerveza y fumo cantidades, pero lo mas importante: leer, leo lo que me gusta, hay cosas que me resultan molestas pero trato de evitar que un prejuicio me impida conocer algo diferente y eso es importante, ademas toda esa basura light tiene todo menos comida, por eso el mercadito lo hacemos en la plaza, donde usted escoge y negocia con el otro, porque otro problema es que el super es tan... impersonal?, compre y larguese, no le dan ñapa ni le llaman por su nombre, en fin.
chauu y gracias por el espacio

Gaviota dijo...

Felicitaciones por el blog en general. Me parece muy bueno el contenido, manejando diversos temas con gran habilidad. Respecto de este punto particular, resulta difícil encontrar algo estándar en los supermercados o en cualquier otro lado. Por ejemplo, existen unos jugos de naranja que vienen con calcio, y otros que contienen Omega 3. Intenten conseguir un jugo de naranja que solo sea jugo de naranja, para ver cuánto se demoran.

En cuanto a la inteligencia light, intente que un muchacho de colegio elabore una división o una multiplicación sin una calculadora, o que escriba un trabajo sin ir a monografias.com

Absolutamente de acuerdo con ustedes. Nuevamente felicitaciones, y saludos.

Mafe dijo...

Lo light sabe HORRIBLE!
Pero si quieres saber cual es la tapa de las tapas: aquí en USA ya empezaron a vender Coca-Cola enriquecida con Multivitamínicos, y como si fuera poco... LIMONADA DE MANGO!!!

Tomás dijo...

Además de lo que dice compa, es increíble que las cosas además de pesar menos cuesten más... Yo, a pesar de todo, continúo comiendo grasas, glucosas y harinas ¿o no es eso lo que le da sabor a la comida?
Un saludo Desde Don Blog Pérez.

blueandtanit dijo...

mente light en cuerpo light -light solo de alimentación, no de apariencia ;) -

saludos, me gustó mucho el escrito

Francisco dijo...

Hola Iván, sí la cultura light, la cultura de fresco no piense y nosotros le decimos lo que debe comer y hacer, cierto, lo light nos rodea, saludos.

DoctoraCapital dijo...

Esto estuvo muy bueno.
Es cierto, la gente sigue adelgazando en cuerpo y mente, uff es irritante como estamos copiando lo más vacío.
Aquí en mi trabajo venden chicharrones light, me pregunto si tal cosa será posible.
Juzque usted querido.
Abracito!!

EL ALQUIMISTA dijo...

la verdad es que el cuento de lo light ya se volvio insoportable yo incluso he llegado a encontrar lechona light.

La cultura de la obsesion por la figuar es muy marcada en Colombia y es algo que esta cuasando mucho daño, el problema es que si no fuera por esa cultura seriamos un pais de obesos como los esatados unidos, la verdad es que hay que encotrar los puntos medios

alf. dijo...

Iván:
Estoy de acuerdo en que "ni tan cerca que queme al santo, ni tan lejos que no lo alumbre", siempre hay que buscar el punto medio (el equilibrio).
No todo lo publicitado como light, es cierto ni es sano complétamente, pero somos víctimas de la sociedad de consumo que nos absorbe, si nos dejamos.
Saludo.

*LO*QUE*SEA* dijo...

a comer libros e informacion para que no nos cojan debiluchos!
sds!

blueandtanit dijo...

mi mamá sufre de artritis, no puede hacer ejercicio, comer cosas light le ha ayudado y ahora va a clases de natación gracias a los kilos que ha rebajado, en el fondo las cosas son malas o buenas dependiendo del uso que se les de, la niña que sueña con buenas curvas, mejor que valla a un gimnasio, pero creo que en el fondo esta alimentacion no es tan mala opcion

Claus dijo...

Creo que lo light está hoy incluso ligado a cierto "estatus", "si comes light eres muy contemporáneo". Es maravilloso que en el mercado haya alternativas diferentes y saludables, pero esto se ha convertido en una moda sin sentido. Además nunca comer light traerá el placer que da ejercitarse, moverse, saberse vivo.