lunes, 6 de octubre de 2008

¿Cómo se siente?

Este es probablemente el tema más tocado de la semana, pero algo tengo que decir al respecto. La semana pasada vimos como se convirtió en espectáculo el asesinato del bebé Luis Santiago. Los noticieros, haciendo gala de su amarillismo, se dedicaron a cubrir minuto a minuto el caso, incluyendo el levantamiento del cadáver y el entierro del bebé, así como el dolor de la madre durante todo este macabro proceso.

Convenientemente se centró toda la atención mediática en este caso, mientras se dejó de lado la cuestión de Guillermo León "Cuatrimoto" Valencia Cossio, hermano del Ministro del Interior implicado en tratos con narcos. Qué curioso que siempre surge algo en la agenda informativa que cubre los escándalos que atañen al gobierno.

Pero lo que más quiero resaltar es como, tras una fachada de supuesta preocupación por nuestros niños, los noticieros se dedicaron a convertir en un evento sensacionalista la muerte de este bebé. Despliegue mediático grosero y poco compasivo con el dolor de una madre que difícilmente cualquiera de nosotros pueda imaginar. Los periodistas revoloteando como aves carroñeras por todo Chía buscando quien dijera la cosa más burda y se viera más indignado por la situación. En realidad da rabia ver como los medios de comunicación de este país creen que labor social y preocupación por la gente es mostrar el dolor y la miseria y hacer de ello un espectáculo rentable.

Además, en una muestra de lo bien que anda el periodismo colombiano, que esos cinco años de universidad se aprovecharon muy bien, los periodistas, muy brillantes ellos, sólo se les ocurrió preguntarle a la mamá ¿cómo se siente? ¡Bravo! ¡que periodismo de calidad! Estamos es pero bien con las preguntas para entrevistar a la gente. Seguramente iba a responder que se sentía excelente, que la alegría no le cabía en el cuerpo. Que pelmazos de periodistas que hay aquí en Colombia. Gracias Caracol y RCN, no sé que haríamos sin ustedes, faros de luz que auscultan la realidad de este país. Babosos sensacionalistas.

Por supuesto, la reacción de la gente no se hizo esperar. Como si este fuera el único niño que asesinan en este país. Jota Mario llorando en televisión, la gente llena de rabia pidiendo pena de muerte, cosa apenas lógica en este país salvaje que para todo quiere pena de muerte. No creo que esa sea la solución, aún menos en un país en el que la justicia tiene por deporte condenar gente inocente. La cadena perpetua es una solución mucho mejor si se quiere castigar a quienes atentan contra los niños. La rabia y la frustración no son buenas consejeras, aún menos cuando son inducidas por los medios y por las lágrimas sensacionalistas de nuestro ilustre Jota Mario, que no creo que llore por todos los niños que matan, violan y abusan en este país del Paraco Corazón. Es una solución racional la que necesitamos si realmente creemos estar por encima de los asesinos. Funcionar en su misma lógica no nos pone por encima de ellos, nos pone a su nivel.

Y, mis queridos católicos y ultragodos compatriotas, ¿matar no es pecado? Pónganse de acuerdo, porque para unas cosas mentan a Dios en todo momento, pero en otras parecen olvidarlo convenientemente.

Desafortunadamente este no es el primer niño que asesinan aquí, y no va a ser el último. En este caso, el castigo al cínico y desalmado padre del niño sin duda va a ser ejemplar, pues la justicia suele funcionar rápida y eficientemente cuando los medios la acicatean. Pero lo cierto es que mientras en Colombia la vida humana no deje de costar menos que una tarjeta prepago de celular, estos casos se van a seguir dando, y matar a los abusadores y asesinos de niños no va a ser la solución. El dolor no se demuestra pidiendo más sangre mientras se echa babaza por la boca. La indignación nos debe llevar, a cada uno de nosotros, a pensar y actuar mejor, como seres humanos y no como bestias sedientas de sangre y venganza. Eso sólo lleva a círculos viciosos que resultan en historias como la de Colombia.


11 comentarios:

Mafe dijo...

En una cosa estamos de acuerdo y es en que el amarillismo atravezo fronteras, los periodistas bellacos hicieron de uno de los capitulos mas tristes de la historia infantil colombiana un circo completo. Por eso deberian quitarle la licencia periodistica, si es que la tienen, a mas de uno.

Con todo el respecto que se merece tu opinion mi querido... peeero, con lo catolica, goda ostrogoda y visigoda que soy, para mi la solucion es la pena de muerte, pero no porque este echando babaza rabiosa; No voy a negar que por mi mente pasó agarrar al tipo de las bolitas y arrancarselas con un cortauñas, pero... pa que ensuciarse?

En mi opinión, la pena de muerte soluciona muchos problemas:

1. Una fosa común es mucho mas económica que 60 años en la cárcel, todos ellos patrocinados por ciudadanos de bien, de los que si pagan impuestos pero que no matan ni una mosca. Piensa en eso, parte de la plata que estás pagando va a dar a la manutensión de tipos como ESE.
2. La pena moral en la que queda la familia, sólo piensa en la pobre mamá del tipo! La verguenza de esa pobre mujer, el tipo guardado, pero ella? como será su vida de ahí en adelante? Súmale a eso el dolor de mamá de ir a visitar a su hijo a la cárcel, sabiendo que lo que hizo? La sociedad PUEDE hacerle el favor y sacarla de ese problemita.
La esposa/mamá del niño? dime con qué tranquilidad puede seguir existiendo esa mujer sabiendo que el asesino de su hijo sigue rondando por ahí...
3. Justicia divina? bueno pues, que en el purgatorio se encarguen de él. Aquí a nadie le hace falta.

Martín Franco dijo...

De acuerdo con Iván: la pena de muerte es rebajarse al nivel de los asesinos. ¿Qué diferencia hay entre el tipo que mata y el gobernante que ordena el asesinato? Ninguna. El cubrimiento de los medios fue excesivo, pero pedir la pena de muerte es una decisión apresurada producto de la rabia. Y qué pena con Mafe, pero esas razones que da no merecen ni consideración. ¿Que es "más barata una fosa común que 60 años de cárcel"? No fregués: así no llegamos a ningún Pereira.

Tomás dijo...

Su post me hace recordar mi profesor de fotografía, cuando nos decía que no nos permitía tomarle fotos a los niños, porque siempre quedan tiernas. Algo muy analógico -y lógico- con este asunto de Luchito Santi.
Reciba un saludo desde don Blog Pérez.

Conde de Montecristo dijo...

La pena de muerte nunca es la solución. Dice muy poco de un país tener que echar mano de esa salida. Sólo hay que mirar a Estados Unidos y su estilo: la pena de muerte como solución final aceptada por una sociedad de doble y triple moral en ocasiones. Del estómago a cualquiera nos sale pedir la pena de muerte para el asesino de ese chiquillo, pero de la cabeza lo que sale es otra cosa: primero asco y repugnacia, luego frustración y después... quizá algo de reflexión. La Humanidad va donde la Humanidad quiere que vaya. Y con la pena de muerte llegaría al mismo sitio, pero con más cadáveres por minuto. Sin más.

DoctoraCapital dijo...

El tema se puso muy pesado, nuestros queridos medios tienen la costumbre de trillar un tema hasta que se vuelve el carnaval de lo absurdo (como la tal operacion jaque, que era queso rancio), pero lo peor es que tacaron y retacaron con el sufrimiento y la enfermedad mental de la madre, las escandalosas fotos del niño, etc etc. Son un fastidio, ademas ahora el 70% de las noticias son de maltrato de niños, cuando se pase el boom, van a seguir maltratando los mismos niños pero no va a ser noticia. El colmo.

alf. dijo...

De acuerdo contigo Iván, el sensacionalismo de los canales fue abusivo.
Espantoso se veía al tal jorge alfredo vargas metido en la multitud haciendo preguntas estúpidas.
Inteligente y práctico el abuelo del bebé, quie instó a la multitud a retirarse a sus casas porque ya estaban como cansones.
la pena de muerte no es la solución.

Gaviota dijo...

En la reciente convención de la Sociedad Interamericana de Prensa, se destacó el periodismo latinoamericano, y el colombiano (recordemos que Enrique Santos está al frente de la organización).

Hoy, la ANIF premió a una cantidad de periodistas, y por lo menos en RCN se echaron muchas flores a sí mismos por los buenos periodistas que soy.

A mi particularmente me genera náuseas, pero me parece asombroso que este gente estudien 5 años para salir a hacer eso.

En cuanto a lo de la pena de muerte, estoy de acuerdo con la posición de Iván, y creo que las excusas económicas están absolutamente fuera de lugar.

Muchos saludos.

nightwriter dijo...

De acuerdo contigo Señor Andrade. Si hay algo que me molestó de sobremanera fué el cubrimineto sensacionalista de la noticia,no solo fué el cementerio, también mostraron imágenes turbias de la bolsa con el cuerpo del niño. Absurda realidad perfecta para el amarillismo.
Incluso leí en un blog, que no recuerdo cual es,que están mandando un forward del macabro hallazgo. Que tal esto!
Ese eso es lo que nos gusta ver, y lo que les da de comer a algunos periodistas en sus noticieros.

Cadena perpetua para el man si. Pena de Muerte no; tal vez hasta la transmitirían por TV. Sugiero que pongan a Gurisatti.

Saludos!

Lorena es todas o ninguna dijo...

Jajaja lo chistoso es que hace unos minutos salía Claudia Gurisatti en RCN haciendo un 'cubrimiento especial' de la noche sobre el maltrato infanti diciendo "no es amarillimso, es la tarea de denuncia de los medios de comunicación... ésto es para tocarle el corazón a los colombianos insensibles'... Y ajá, tuvo que morir el bebé para que ellos se dieran cuenta de que tienen una misión y razón social, si no hubiera muerto el bebé, todo seguiría igual. Que moral... Me da vergüenza compartir profesión con gente de doble moral, pero bueno, es la competencia y cosas como ésta son muestras de lo que un buen periodista no debe hacer.

Y lo de la pena de muerte, una falacia. El tipo tiene que sufrir en vida, le tiene que carcomer la mente su delito, igual que a todos los guerrilleros, paramilitares, asesinos, políticos corruptos y delincuentes del mundo.

JPM dijo...

Pues hermano, yo que soy periodista y pago la luz y el agua con este trabajo, debo decir que si como persona me sentí perturbado con la muerte del bebé, como profesional me dió un nosequé en nosedónde ante el amarillismo tan berraco de los medios. Creo que no me sentía así de mareado desde las épocas del terremoto del eje cafetero.

Ceci dijo...

Yo estoy de acuerdo contigo, estas cosas se pagan pero en la carcel, solamente Dios tiene derecho de decidir cuando se acaba una vida. Cadena perpetua si es necesario pero no le corresponde a nadie castigar a otro con la muerte...