lunes, 27 de octubre de 2008

El no muy ilustre placer de criticar

Todos, alguna vez en la vida, hemos criticado a alguien. Y no con espíritu crítico, es decir una crítica racional y con argumentos, cosa que tanto nos hace falta en Colombia, sino con el espíritu criticón, es decir criticar por criticar con base en argumentos tan subjetivos que no podrían ser enumerados aquí. Si alguien le cae mal a uno, lo critica porque sí y porque no y se acabó el asunto. Por el contrario, muchas cosas criticables, a veces no las vemos en la gente que nos cae bien. Extraño comportamiento ese.

El "análisis sociológico con base en la apariencia y el comportamiento", o criticadera que llaman, es un vicio bastante feo que tenemos, pero como dije, todos hemos caído alguna vez en él. En todos los escenarios de la vida hay excusa para criticar a la gente: empieza la fiesta y ya alguien está criticando el peinado de la una, la ropa de la otra, el bailado de fulano, los zapatos de sutano; en la empresa, que el uno está saliendo con la otra, que la corbata está inmunda y los tacones asquerosos. En fin, excusas no faltan para criticar a la gente, especialmente cuando no es precisamente una de nuestras personas favoritas.

Y lo más paradójico de todo es que a pesar que sabemos y somos concientes de que criticar es una costumbre muy fea, todos parecemos encontrar el más (bueno, no el más. Hay otro mejor) enorme de los placeres en hacerlo. ¿Quién no se ha divertido criticando a alguien? Sí, cuando se forma ese grupito infame que mira a todo lado con mirada inquisidora y empieza a criticar de lo lindo: todos hemos estado en un grupito de esos, grupito que no está precisamente aburrido mientras "analiza sociológicamente con base en la apariencia y el comportamiento"; por el contrario, es el grupito que está bien entretenido en su labor. Hasta carcajadas malvadas salen de ahí. Probablemente un grupito de esos altere hasta la esmerada decoración, hoy tan de moda en estas latitudes, que utiliza el Feng Shui, porque mala energía si debe brotar de ahí.

No creo tener respuesta al por qué criticar es entretenido. Me encantaría no caer en eso, pero a veces uno cae sin darse cuenta, como también a veces lo hace con toda la intención. Ojalá todos fuéramos igual de afilados para la autocrítica, pero muchos ni saben qué es eso. Afortunadamente la criticadera suele quedarse en cosas más bien insignificantes, aunque algunos si "se le meten al rancho" a la gente y bien feo: una metida de rancho paraca. Sería bueno que no tuviéramos ese vicio, pero difícilmente lo vamos a dejar. Al parecer eso es tan natural al ser humano como ir al baño o comer exactamente lo que el médico le prohibió comer.



11 comentarios:

Lorena es todas o ninguna dijo...

Creo qwue criticar es inherente al hombre. uno nunca estará satisfecho con lo que hace uno o los demás. Y es ciert, hya gente que sabe criticar, con argumentos y respetuosamente, en otros casos son solo patadas de ahogadod e quien no puede hacer lo que critica en los demás.

Korsario dijo...

es que no hay nada tan bueno como armar lavadero en las "pausas activas" sobretodo cuendo ya las carcajadas semejan cacareos

El Caballero Inexistente dijo...

Mirar la paja en el ojo ajeno, antes de advertir su presencia en el propio, es algo casi inconsciente para el ser humano, una fea costumbre, que como bien dice, casi todos tenemos. La falta de criterio y fundamento para apuntar la crítica sobre los demás es un común denominador, que debieramos erradicar de nuestro comportamiento, lamentablemente, lo prohíbido parece ser más atractivo para la mayoría y con ésto, también estoy criticando. Tal vez es una bola de nieve que pareciera no deternerse jamás.

DoctoraCapital dijo...

Juajuajua! pues digame a mi que el médico me prohibió practicamente todo. Pero si, tiene razón. Yo trato de no hacerlo, creame, trato con todas mis fuerzas, pero siempre hay un taloncito de aquiles, y uno cae y se vuelve una bestia sedienta de chisme y criticadera.
Aquí en donde trabajo, jumm esto es como una olla a presión, es INCREIBLE como se puede criticar tanto en tan poquito tiempo, y lo peor es que uno es noble y bueno, hasta que se entera que ya ha sido víctima de los corrillos despiadados... Luego todo vale madres.
Un abrazo

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Criticamos a los otros
básicamente
para darle de comer
a nuestro ego
y sentirnos
superiores o mejores
que los demás...

(Nota que escribo en plural, osea que me incluyo)

Paz&Amor

Isaac

Gaviota dijo...

Por ahí hay una frase célebre (no recuerdo de quien), según la cual "cuando todos piensan lo mismo, es porque nadie realmente está pensando". Criticar es sano porque implica confrontar ideas y tomar posturas. Lo que considero vago y tonto es descalificar a la otra persona, pues eso es atacar al mensajero porque a uno no le gusta el contenido del mensaje.

Ser objetivo en la autocrítica, es uno de los puntos más complicados por desarrollar en la vida de uno. Si se desarrolla adecuadamente, seguramente es la llave del éxito en cualquier campo.

Muy buen ingreso. Saludos.

Martín Franco dijo...

Como dice mi amá, cuando critican a alguien delante de ella: "hmmm, lo mismo dirán de uno".

Tomás dijo...

Yo creo que toda crítica es válida, de hecho doy más importancia a los argumentos subjetivos que a esos que llaman objetivos. Ser crítico o criticón es asumir una posición frente a algo, y es muy importante que el criterio entre en juego.
Creo que la crítica es problemátca cuando se radicaliza y no acepta otra visiones, independientemente de los argumentos, es más importante asumir la crítica como una opinión y no como una verdad objetiva y ansoluta.
Hombre, que buen post... reciba un saludo criticón desde Don Blog Pérez.

blueandtanit dijo...

oiga, que entrada tan, pero tan mala!
-porque sí-.



(mentiras)
saludos.

nightwriter dijo...

Todos hemos víctimas y victimarios. yo recuerdo haber pasado casi una tarde entera en la universidad, en un bar o en cualquier lado criticando; pero también me han criticado miles de veces ( y eso que uno casi nunca se entera de cuendo estuvo en las despiadadas bocas do otros)pero como dijo la Doc, todo vale madres.
Espero a todos se nos pase la berraca maña aglgún día y dediquemos ese tiempo en algo mas productivo o constructivo...

Saludos!

Arturo "Pesadilla" Benitez dijo...

Cierto, de todo se puede opinar y criticar, lo importante es hacerlo constructivamente.

La critica destructiva solo se reserva para nuestro rivales (reales o imaginarios)

muy buen post, me hizo reir muchisimo

Saludos