miércoles, 25 de febrero de 2009

Chuzos

Existe en la variada, harinosa y frita (poco saludable, pero que delicia) gastronomía colombiana una plato (aunque en realidad no se sirve en plato) que es muy conocido y que probablemente la mayoría de los colombianos hemos comido: el pincho. Así lo conocemos aquí en Bogotá, pero en lugares como Medellín este delicioso manjar es conocido como chuzo. El pincho o chuzo consiste en un palito terminado en punta por el que se atraviesa carne, chorizo, papas y cuanta cosa se le ocurra al siempre ocurrente vendedor de comida colombiano. Generalmente es un plato bastante asequible: a veces incluso es tan barato que es posible dudar del orígen de la carne, porque tal vez no sea de res. Igual es muy rico y lo saca a uno de aprietos cuando el estómago apremia.

Es tan popular el chuzo que ha llegado a altas esferas para distribuirse. En vista de la crisis económica que afecta por estos días al mundo, parece que los chuzos se han convertido en una salida a tal encrucijada, tal vez más efectiva que los tímidos intentos del gobierno por controlar la crisis, que ha asumido en una frescura pasmosa. Pero la cuestión de los chuzos sí parece ser muy exitosa. El gobierno se ha puesto a distrubuir chuzos por medio de su más reputado local: el DAS. Y han "chuzado" un montón de gente.

El negocio es tan bueno que le han botado chuzo tanto a amigos como a enemigos. Antes sólo se habían repartido chuzos a esa gente de camisetas amarillas del otro lado de la calle política, un local que se llama Polo, y a otro que se llama Corte Suprema. Pero el local se ha diversificado tanto que ahora hasta a los que trabajan en el local les están dejando probar los chuzos, sin duda para que certifiquen su lealtad y compromiso con el local al que sirven y defienden. Esos chuzos grasosos y sabrosos le han tocado a todo el mundo como parte de una promoción increíble que hay en el restaurante llamada Seguridad Democrática. Alimentaria, claro está.

Ha causado un tremendo revuelo esta "chuzada" colectiva. Los chuzos suelen ser muy apetitosos, pero estos que da el DAS parece ser que no lo son, especialmente porque no son precisamente legales, de esos que cumplen con reglas y demás, esas cosas que al parecer la promoción Seguridad Democrática no tiene muy en cuenta a la hora de funcionar. Este problema con estos chuzos tiene muy preocupados a los dueños del matadero y empacadora EL Ubérrimo, principal inversionista de este negocio tan nutritivo. No se sabe si fueron ellos o no los principales promotores de esta iniciativa repartidora de chuzos, pero como principales inversionistas se pueden ver muy afectados, especialmente porque son ellos los que lanzaron la promoción.

El DAS ha entrado en crisis (de nuevo) por este episodio de los chuzos nunca pedidos y poco apetitosos. Tal vez se renueve personal en el local para buscar nuevas estrategias de mercadeo del chuzo, o tal vez sea cerrado, pero es casi seguro que los problemas persistirán mientras no se revisen las políticas del matadero El Ubérrimo y su promoción, que ya casi completa siete años en el menú.

En los días por venir se sabrá que pasará con el DAS y su negocio de chuzos. Probablemente nada, más allá de unos pocos cambios insustanciales; cambios para seguir igual.


***

Una verdadera vergüenza esta situación del DAS y la vigilancia ilegal de políticos, periodistas y jueces. El gobierno Uribe tiene una responsabilidad innegable en esta situación, ya sea por acción o por omisión: tanto si fue de la Casa de Nariño que salió de la orden de espiarlos, como si dejaron el DAS en manos de cualquiera para que haga lo que sea y obtenga todo tipo de información de los "chuzados". Yo me inclinaría más por la opción de la responsabilidad por acción. Todo es posible en la patria del Paraco Corazón.

Para una información más completa pueden mirar en la revista Semana: El DAS sigue grabando.


6 comentarios:

alf. dijo...

Iván:
Una verdadera verguenza para el Ubérrimo y sus secuaces, tener que aceptar que se les salió de las manos el manejo del espionaje criollo.
Ya se comentaba desde hace mucho tiempo lo del estado mafioso.
Con razón renunció la anterior directora, al parecer "sacrificada" porque supuestamente nada sabía, pero ahora intuimos que sí sabía algo.
Y la Corte del Ubérrimo lo más probable haga lo de siempre, inventar otro escándalo para crear cortinas de humo que en eso sí son expertos. Pregúntenle al experto asesor presidencial narcobdulio.

Tomáz dijo...

Yo sí sospechaba que este gobierno tenía que meter toda esa carne de rata en algún lado... pero por favor, esto es el colmo.
Excelentísimo texto, me he identificado un montón con él, además me he reído de lo lindo y eso me encanta.
Reciba un saludo desde Don Blog Pérez.

Nightwriter dijo...

jajajaja de verdad que el sarcasmo es el mejor aderezo para adobar ese "chuzo"....que pasará con el selecto menú?

excelente post!

DoctoraCapital dijo...

Algo que ya se sabía, tomarse la ley y los organismos del estado en beneficio propio. Un menú sabrosísimo para los medios.

blueandtanit dijo...

excelente escrito don Iván, jajaja, yo creo que los cantores de chipuco se hicieron muy famosos con eso de doña Marina, la que vende chuzo de rata al lado del estadio, jajajaajaja, que buena forma de afrontar la crisis económica, coma chuzo!

jajaja
saludos

danae dijo...

chuzo va , chuzo viene, se cambia de chuzo, la chuzada se mantiene