miércoles, 11 de marzo de 2009

Vértigo

En este país pasan miles de cosas todos los días. Las noticias muestran muchísimas cosas graves a diario; tantas que uno no alcanza a reponerse de una cuando ya tiene diez más encima para digerir. Y para completar todo este vértigo noticioso, la mayoría de estas eventualidades son bastante graves: robos, corrupción, estafas, asesinatos, etc. (al fin y al cabo esto no es Estocolmo). Siempre hay un nuevo tema en la agenda, un escándalo que tapa el anterior antes de que el siguiente venga y lo borre.

Además de todo eso, están los eventos personales, las cosas que nos suceden en cada jornada. Ya sea en el trabajo, el estudio, en la fiesta, en el bus o donde sea, muchas cosas nos suceden a diario que nos hacen reflexionar sobre ciertas situaciones o nos causan un impacto en nuestra forma de ver ciertos aspectos de esa vida cotidiana. Incluso a veces nos generan cavilaciones sobre temas de índole más "elevada": cuestionamientos filosóficos sobre la existencia humana, crisis religiosas, disquisiciones sobre la naturaleza. Afortunadamente eso no sucede muy a menudo o la locura ya se hubiese apoderado por completo de mi cerebro.

Y aun así, uno es tan pelotudo de no encontrar tema para escribir, como me sucedió la semana pasada. Al parecer también en esta, porque escribir sobre el hecho de no haber podido escribir parece una salida facilista y hasta pendeja. Pero es una manera de darme palo por no hilvanar ideas y salir con algo coherente para publicar en este espacio. Porque después del episodio de las "chuzadas" del DAS han sucedido otros hechos dignos para comentar, en esa avalancha de información que nos arrasa.

-"Chuzadas" del DAS
-Congreso del Polo
- Juan Manuel Santos diciendo pendejadas sobre volver a bombardear territorio de otros países.
-Uribe con ganas de mandarlo al carajo pero teniéndolo a su lado para controlarlo y que no le arruine la re-reelección.
-Germán Vargas Lleras diciendo pendejadas parecidas a las de Santos.
-Chávez haciendo populismo y amenazando con prender los aviones de su fuerza aérea.
-Beber whisky viendo un DVD de José José.
-Me regalaron un reloj.
-Me dio gripa.

Como se habrán dado cuenta, todo muy importante.

Ojalá la inspiración no me vuelva a fallar. Ya me hace falta escribir alguna vaina todas las semanas aquí. Y escribir constantemente es fundamental como parte de la disciplina de los que tenemos el embeleco extraño de llegar a ser escritores.


7 comentarios:

Tomáz dijo...

Y como si eso fuera poco, están diseñadas para que ese vértigo noticioso pase imperceptible entre la rutina.
Saludos desde Don Bl...

lully desnuda dijo...

La manipulación apreciado Iván, de eso sí que sabe este gobierno.

Un abrazo con los afectos de siempre!

DoctoraCapital dijo...

A mi ya me da hasta jartera seguirle el hilo a esos orates que tenemos en el gobierno. Ahi si como dice ud, tanta vaina que le pasa a uno, pues en estos momentos prefiero embeberme en mis pequeños triunfos y desgracias para evitar digerir las pendejadas de la nación.
Tres cosas adicionales:

-José José?? y esto como llegó a suceder?
-Reloj?? me parece algo muy útil, yo no tengo y me hace una falta para tomar el pulso y la frecuencia respiratoria!!!
-Gripa?? uy eso si es como la ultima plaga de egipto, y es culpa de que en este lugar hace un sol infernal y a los cinco minutos llueve. Uno ya ni sabe como vestirse.
Un gran abrazo.

El peregrino dijo...

Sólo una cosa agradezco a Uribe: hacerme despertar del sueño. Ahora, que he visto la luz ¡qué vergüenza siento!
Excelente entrada.

Yara dijo...

Muchas veces uno está cerrado, pero solo falta darse una vueltica o mirar en la t.v, los sucesos de nuestro gobierno para darse cuenta lo que sucede, ya puedo imaginar como en 10 años los libros, seriado y películas que van a sacar sobre las cosas que uno nunca se entera, tal vez sea un “el cartel de U….”

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Ya eres escritor
Ya lo eres
ahora, amigo,
actúa como tal...

Te bendigo

Isaac

Kar-Eq dijo...

Esto se remonta a la elección entre la pastillita roja o la azul.

Yo elegi la azul, vivo tranquilo, y la dura realidad se la dejo a los que escogieron la roja.