miércoles, 8 de julio de 2009

Pop-ó (Adiós, don Michael)

La llamada música pop no me gusta. Considero que, en su gran mayoría, los cantantes de este genero son malos; productos prefabricados que parecen sacados todos del mismo molde y cantan sobre las mismas cosas. Además, sin su apariencia física no habrían llegado ni a las puertas de los estudios que producen sus discos.

Pero Michael Jackson siempre me pareció la excepción. Es el único cantante pop que puedo decir que me gusta realmente. Él sí era un excelente cantante, además de un bailarín excepcional; las presentaciones eran brutales, componía canciones. Ese sí era un artista. Lástima que se haya vuelto loco, con todas las cirugías y demás, sin mencionar el hecho escabroso de su posible preferencia por los niños. Todas esas cosas mancharon una carrera musical fuera de este mundo. Porque, en mi humilde opinión, como Jackson no va a haber otro nunca más. Lo que hizo este señor en el terreno musical es insuperable y su talento difícilmente será igualable.

Y menos aún al ver los "cantantes" pop de hoy en día. Nada más hay que fijarse en toda esta onda impulsada por el Disney Channel (canal que está destruyendo toda una generación): Hannah Montana, Los Jonas Brothers, los de High School Musical y yo no sé cuántos petardos más. Desastrosos. Y no olvidemos que a Disney también le debemos tener que soportar a Britney Spears, Christina Aguilera y a esa mala y deprimente copia de Michael Jackson que es Justin Timberlake. Joder, Disney se cagó en la música.

Con el funeral de Michael Jackson quedó demostrado que se fue el más grande de esa cosa sin forma que es el pop. Dejó una muy buena música y unos récords imbatibles. Pero también unos escándalos horrendos y recuerdos de una vida excéntrica a más no poder. Quedan muchas dudas sobre las denuncias de abuso sexual a menores. Probablemente nunca se sepa a ciencia cierta si abusaba de niños o no, y eso dejará siempre una mancha en la memoria de Jackson, porque tal cosa es inexcusable.

Otra cosa demostrada ayer es que, como siempre, no hay muerto malo. Ahora todo el mundo adora a Jackson, cuando durante mucho tiempo el tipo estuvo bastante solo. Su último álbum vendió pocas copias. Ahora de muerto vuelve a vender millones. La gente es muy extraña.

Bueno, ahí queda la música para seguirla disfrutando. Y los videos para verlos, una y otra vez, porque son espectaculares (viva Youtube: ahí están completos, en tv siempre los cortan). Suerte pues, don Jackson, y ojalá eso del descanso eterno sea verdad, porque vaya que lo necesita.





6 comentarios:

Martín Franco dijo...

Michael sigue siendo el más grande, aún después de muerto. Por cierto, vea que casualidad: leyendo "El Palacio de la Luna", de Auster, me di cuenta de que la frase que encabeza este blog está sacada de ahí. Mire usted. Saludos.

Mafe dijo...

Absolutamente de acuerdo, el tipo como artista era todo un espectáculo, pero como ser humano no dejaba de DAR espectáculos.
No hay muerto malo, no hay novia fea... y no hay poder humano que haga que dejen de pasar especiales, homenajes, tributos, seguimientos en los 150 canales por subscripción... no hay derecho!

Yara dijo...

Bueno Iván, para los seguidores de la música Pop viene un aliciente, Falzor X, tal vez de ahí salga uno que mantenga la gente pegada mientras la política nacional está hecha un sancocho, Michael, un genio menos mal en su época no existían estos ñeralitis porque lo hubieran quemado.

Tomáz dijo...

Pues yo no soy seguidor de Michael Jackson, y a decir verdad, no me gusta tampoco su música. Pero admiro el hecho de que se haya convertido en la fuente de inspiración de muchos artistas, y no sólo musicales.
Saludos.

Ana M. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana M. dijo...

El pop ya tuvo rey: Michael; y ya tuvo reina: Madonna. De ahí pa' arriba, se murió.