miércoles, 9 de marzo de 2011

El día de la mujer

Creado para conmemorar las luchas de las mujeres por acceder a sus derechos, el día de la mujer se ha vuelto otra cosa. Básicamente, es una jornada donde los niveles de ridiculez llegan al techo. Por un lado están las féminas que, en un día que recuerda a mujeres fuertes que, incluso, murieron por protestar y pelear por sus derechos, se quejan porque el novio no armó una fiesta llena de chocolates, globos y tarjetas para celebrar el día; por otro lado, están los hombres que sienten el impulso irrefrenable de convertirse en poetas -'poetas'- y crear los versos más empalagosos y sin sentido que la humanidad haya conocido. Aunque, en honor a la verdad, estos poetas coyunturales siguen existiendo porque aún hay mujeres que lo dan por tres líneas de 'poesía' melcohuda y dulzarrona.

Es el día perfecto para que triunfe el capitán de la complicación lírica, ese especialista en cantar mucho sin decir nada: el señor Ricardo Arjona. La dedicatoria de sus canciones debe aumentar a niveles cósmicos el día de la mujer. Porque sus letras, supuestamente, dicen cosas bonitas sobre el amor y las mujeres. Nadie sabe a ciencia cierta qué dicen, pero así debe ser. Los chicos las dedican y las chicas se derriten. No entender lo que dice la canción es tierno, romántico y muy excitante.

Además, nunca supe por qué Arjona, para celebrar a la mujer, decía aquello de "lo que nos pidan podemos", cuando es uno el que lo pide como puede.

Feliz día (atrasado), mujeres. Y ojalá recuerden de verdad para qué está el día de la mujer. No es tan grave que el novio estuviera viendo un partido de fútbol cuando a ustedes, niñas, les pagan menos por el hecho de no tener falo.

1 comentario:

Mafe dijo...

HUY! vieja que se derrita con un verso de Arjona... seguro se llama BeKsi o YulePsi.

Gracias por lo que me corresponde.
Un cyber abrazo!