martes, 26 de julio de 2011

Un par de audífonos

Dice Lipovetsky que el desarrollo de dispositivos personales para escuchar música, como el Walkman antes y ahora el iPod, es uno de los rasgos fundamentales del proceso de individualización en el que estamos inmersos los seres humanos. Cada quien anda en su propio mundo cuando se pone los audífonos y escucha lo que desea, sin depender de lo que suene en el ambiente. Es parte, para bien o para mal, del camino evolutivo del ser humano.

Menos aquí, claro. Porque aquí existe gente lo suficientemente cretina como para subirse a un bus y poner música en el celular, pero sin audífonos, sometiendo a los demás pasajeros a escuchar lo que trae en el aparato. Como si no fuera suficiente con las emisoras que suelen poner los conductores de buses y taxis. Y entonces todos los pasajeros tienen que someterse al gusto del pelotudo que cree que lo que le gusta a él tiene que gustarle a todo el mundo. Que suele ser reguetón y vallenato, azotes de los que usamos transporte público. Las maldiciones también se actualizan con la tecnología.

Hagan el favor de dejar de ser tan idiotas y consíganse unos audífonos. Cada quien con la música que le gusta y todos contentos. Si usted tiene callos en los oídos y le gusta el reguetón, por favor no asuma que todos tenemos de esos mismos callos. Gracias.


P.D. Ahora dimensiono mejor el grandísimo favor que me hizo mi tío/padrino al regalarme un iPod.

10 comentarios:

Blueandtanit dijo...

grr

es horrible, en Medellín pasa más que todo con Reggaeton y Rap, es muy molesto, más cuando uno intenta leer o algo por el estilo.

saludos!

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo y la tapa es cuando pasa en Transmilenio, con el silencio incómodo, pero voluntario de la gente y no falta el boleta que se pone en esas, creo que es todavía peor

OjosdeGatoNegro dijo...

Hay que tener en cuenta que los personajes que hacen generalmente ponen reguetón o algo por el estilo, así que eso dice mucho acerca del tipo de personas que son

Nightwriter dijo...

Tremenda esa frase (y es del todo cierta)"Las maldiciones también se actualizan con la tecnología." Ya lo dijiste todo.

Saludito!

Martín Franco dijo...

Uy, hace mil años no pasaba por aquí. Saludos.

Mafe dijo...

Y que tal los que ponen la música TAN duro que uno termina oyendo a través de los audífonos?
A mi me tocó un viaje en bus de 5 horas... CINCO HORAS!!! (si, era un viaje interciudades) con una nenita que "disfrutaba" la colección completa del douche'bag de Jay-Z!!

Empleos temporales dijo...

Definitivamente de acuerdo cada día nos volvemos más egoístas, cada día estamos más individualizados, nos molesta interactuar con otras personas lo que nos hace seres intolerante, ya no soportamos nada y creemos que solo nosotros podemos hacer las cosas bien.

Candidatos alcaldia Valledupar dijo...

Definitivamente cada día somo seres más individualistas y egoístas en eso se está convirtiendo nuestra esencia de seres humanos.

Máquinas empacadoras dijo...

La verdad pienso que las personas pueden expresarse libremente y esto incluye el que escuche la música que desean, el punto es que no es correcto imponer lo que nos gusta por eso es importante que si no queremos que nos obliguen hacer algo no tenemos que hacerlo nosotros y una buena medida es hacerlo en privado o con un par de audífonos.

Máquinas empacadoras dijo...

La verdad pienso que las personas pueden expresarse libremente y esto incluye el que escuche la música que desean, el punto es que no es correcto imponer lo que nos gusta por eso es importante que si no queremos que nos obliguen hacer algo no tenemos que hacerlo nosotros y una buena medida es hacerlo en privado o con un par de audífonos.