martes, 6 de septiembre de 2011

Colombiana

No, el título no se refiera a la gaseosa, la del "dulce sabor de la patria", como dice en algún pasaje de Sin remedio. Y que es horrible, como eso de andar mencionando la patria en todo momento y creyendo que no hay nada más importante que eso.

El título se refiere a una película que está por estrenarse. Una de esas que hace al patrioterismo colombiano hervir de indignación porque, supuestamente, deja mal parado al país en el exterior. Qué dirá la gente, esos rubios de ojos claros de las 'estranjas'. Dirán que aquí somos violentos y desorganizados y corruptos. Ni que lincháramos gente en el metro de Medellín. Uich.

La trama, a grandes rasgos, habla de una niña que ve cómo sus padres son asesinados por narcotraficantes. Al crecer, emprende la venganza contra los asesinos, no sé si con resultados sexuales (imagino que sí). Eso es la película. Seguramente es un huesazo de proporciones paleontológicas, pero bueno, eso no es lo que ofende a la guardia pretoriana de la patria. El título de la película, dicen, establece un estereotipo negativo del país al asociar nuestra nacionalidad con un personaje violento. Les molesta enormemente que se llame Colombiana. Qué horror, qué mentira más grande, una colombiana nunca ha sido asesina; nunca una niña de este país ha visto a sus padres ser asesinados por narcos y mucho menos ha querido vengarse. Aquí le hacen una cesárea a una mujer en un potrero para robarle a su hijo, cambian la bienestarina por Frutiño, se roban billones de pesos de las obras, secuestran y demás marranadas, pero nunca ha habido una asesina. Eso jamás, es una mentira grande como una catedral llena de curas pederastas. Que no hay en Colombia, por supuesto.

Están ofendidos los patrioteros porque la sicaria sea colombiana. Y eso que el personaje se llama Cataleya, que viene de Cattleya Trianae, nombre científico de la orquídea colombiana. Es hasta poética y patriótica la vaina. Si por lo menos fuera una reina de belleza, no habría problema. Pero es asesina, y eso es inadmisible. Nunca en su historia los colombianos se han matado unos a otros. Mentiras hollywoodenses.

Me pregunto si habrá en el mundo otro país tan acomplejado como Colombia. Porque un país tiene que tener un complejo muy grande para sentirse insultado por una película tan irrelevante. Y por una caricatura, y por un personaje de Sofía Vergara, y por otras tantas películas gringas. Es una paranoia nacional: cualquier cosa que muestre un aspecto negativo del país no debería existir. Como si esto fuera un paraíso sin asesinos, corruptos, etc. En las mentes ínfimas de los patrioteros, si esas cosas no salen en películas, dejan de existir. O, por lo menos, afuera no se enteran: la ropa sucia se lava en casa. Esos aspectos negativos, difundidos por el cine, pueden afectar el turismo hacia esta tierra. Qué dirá la visita. Yo diría que al turismo lo afecta más el hecho de que a un extranjero lo roben y lo maten cada dos por tres en alguna ciudad o pueblo colombiano. Pero qué se yo, no soy patriotero.

Hagan el favor los señores de Hollywood de mostrar cosas bonitas; las únicas posibles en esta tierra bendecida y cuya historia no da para que le hagan películas de sicarios. Aquí nacieron tipos como Jorge Reynolds y Rodolfo Llinás. El problema es que por cada uno de esos, este país da a luz de veinte a cincuenta Mancusos, Carlos Castaño y Monos Jojoy. Pero que nadie se entere.

3 comentarios:

Mafe dijo...

Yo no sé si lo mío es ser ultra patriótica o qué, pero la vaina es que, yo SI vivo en la gringolandia y a mí SI me han venido a preguntar gringos maricones en dónde tengo la marijuana, la coca. y cualquier otra cochinada que, a decir verdad, la primera y única vez que las ví (sin probarlas) fue en una fiesta de gringos.
La cantidad de ignorantes que se me ha acercado a preguntarme que otra cosa exporta Colombia que no sea coca, es abrumadora. De verdad y ese tipo de películas no ayuda.
El igualito en sentido contrario, con el reguero de películas gringas de monos ojiazules, en donde todo el mundo es felíz, no hay gente pobre y todas esas historias de fantasía... son fantasía, y a por esa fantasía es que muchos llegan a vivir el sueño americano. Una fantasía, eso no es verdad.

Mejor dicho, el lío es de educación, el lío no es sólo que dejen mal parada la imágen del país, es que nos joden A TODAS LAS COLOMBIANAS.

Y así, como para que te diviertas un rato, te recomiendo este artículo:
http://www.americasquarterly.org/node/2843

Anónimo dijo...

Por supuesto, hacía falta que viniera a chicanear que vive en los States. Si ud sabe leer, nena, el punto no es ese. El punto es la hipocresía.

Anónimo dijo...

Lo mas gracioso del caso es que solo una escena de la pelicula ocurre en Bogotá (o lo que los productores llaman Bogotá) y esta no dura mas de 10 minutos.