miércoles, 18 de enero de 2012

Chamán

¿Puede un chamán detener la lluvia? Tal vez. Muy probablemente no. Quizás tenga el mismo efecto impidiendo la lluvia que tres avemarías parando un balazo. O a lo mejor la radiestesia sí sea efectiva y sea un conocimiento ajeno a la mayoría de los mortales. Ciencia arcana. Quién sabe. Lo que sí se sabe es que el dinero público no debería ser utilizado para pagar ese tipo de cosas.

Pero la cuestión va más allá. El dinero público no es para gastarlo en chamanes, pero tampoco en curas, pastores, astrólogos y demás. No todos creemos en lo mismo y es una afrenta que se impongan esas creencias a la sociedad entera, aún más en un país como este, donde lo que hay son cosas urgentes en las cuales gastar el dinero.

A la hora de parar la lluvia, ¿cuál es la diferencia entre un chamán con sus péndulos y un cura diciendo misa? Ninguna. Si uno quiere creer en algo o no hacerlo es una decisión personal. Pero que no se imponga lo que eso cuesta a todo el mundo.


P.D.
Ojalá todo el peso de esta situación no recaiga sobre Jorge González Vásquez, el hombre humilde que cree tener el poder de controlar el clima. Que respondan los que lo contrataron y creen que gastar la plata así es una maravilla (aunque todos sabemos que nada va a pasar).

1 comentario:

Televisores dijo...

Qué buen artículo, es una excelente crítica a lo sucedido en el país y lo más lamentable después de este episodio se cae en lo mismo de la mala inversión de los recursos en la inauguración del Festival Iberoamericano de Teatro... A qué jugamos señores dirigentes a despilfarrar el dinero...