jueves, 3 de julio de 2014

Los de afuera son de palo

El 16 de julio de 1950, antes de salir a jugar un partido definitivo, y ante el bramido de casi doscientos mil brasileños que creían estar asistiendo a lo que apenas era un trámite por ventanilla para ser campeones del mundo, Obdulio Varela, el capitán de esa selección uruguaya que inscribió su nombre para siempre en la historia del fútbol, reunió a sus jugadores y les dijo con toda la seriedad del mundo: "Los de afuera son de palo". El Maracanazo había comenzado.

Ahora que Colombia debe enfrentarse a Brasil en su casa, como lo hicieron los uruguayos, es bueno recordar esas palabras. En los cuatro partidos anteriores Colombia ha tenido a la tribuna de su lado. Esta vez, como es obvio, no será así. Esta vez miles de brasileños irán a apoyar a su selección, no importa que esté jugando mal y sea candidata al título sobre todo por la razón de ser local. Miles de insultos y rechiflas caerán sin piedad sobre los jugadores colombianos. El rugido de las gradas no estará del lado de los nuestros.

Ojalá antes de salir a jugar los jugadores se convenzan de que pueden ganar el partido sin importar la cantidad de gente en el estadio. Ojalá solo lo futbolístico decida el resultado y no el árbitro y los poderes detrás del mundial. Que Yepes arengue a los jugadores pensando en la gesta posible, que sea el Obdulio Varela de esta selección y les meta en la cabeza a todos los jugadores que esa mancha verde y amarilla en las graderías, esa bestia atronadora deseosa de un triunfo de Brasil, no les puede impedir por sí misma la victoria. 

Ya una vez los hinchas brasileños se quedaron con las ganas de celebrar un título en su país, y saben que puede volver a pasar. Saben muy bien que alguna vez fueron de palo.

Vamos, Colombia.

No hay comentarios.: